"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

martes, 28 de septiembre de 2010

Can Macià - Cavas Bohigas

El domingo fuimos con la familia de Turin a celebrar el Santo de su madre y su cuñada (las dos se llaman Mercè) y, al acabar de comer, pasamos por las Cavas Bohigas, situadas en Can Macià a visitar a los cuidadores de la finca, que son los tíos de la cuñada de Turin. Nos hicieron una visita guiada, que se nos quedó corta. Volveremos en otra ocasión para acabar de verlo todo.

Entre viñas y campos de almendros, al pie del Puig Aguilera, está CAN MACIÀ, una auténtica masía catalana. Al patio frontal, vemos expuestos una colección de objetos relacionados con la producción vinícola, y es que CAN MACIÀ, ya desde tiempos muy antiguos, tiene sus propias bodegas para la producción de vinos y cavas. Una pequeña ermita completa este núcleo de edificios históricos.

La Masia

A su lado, una gran sala rústica de nueva construcción sirve para acoger todo tipo de banquetes. Los frondosos jardines que la rodean son ideales para aperitivos y otros eventos al aire libre.

CAN MACIÀ está situado a 2 minutos de l’A-2 (autovía Barcelona-Lleida), entre Igualada y Òdena.

La masía de Can Macià es una construcción autóctona catalana: tejado a dos vientos y muros blancos de donde sobresalen las piedras que dibujan el marco de la puerta principal.

Orientada al sur para recibir toda la luz del día y con un reloj de sol que nos recuerda que el tiempo no se para.

El Reloj de Sol

En el patio, una exposición permanente de objetos de producción vinícola nos habla de las bodegas de vinos y cavas de la masía. Todo un laberinto de pasillos húmedos y oscuros donde la uva vive interesantes transformaciones.


La bodega. Algunas de las botellas acumulan años de polvo.

Can Macià ofrece al cliente verdes jardines con senderos estrechos que, al recorrerlos, nos descubren rincones de gran belleza. Unos jardines ideales para celebrar una fiesta, un cóctel, un aperitivo o, sencillamente, para pasear y relajarse después de una jornada laboral.


Uno de los pasadizos de las bodegas, llenos de botellas.

Más allá, viñedos, almendros y olivos configuran el paisaje que rodea la finca. Y al fondo, altiva y vigilante, la monte del Puig Aguilera hace de telón de fondo a este paisaje mediterráneo que el tiempo ha sabido conservar con toda su pureza.

Toneles de madera de roble donde se guarda el vino y el cava.

Pequeña, discreta y acogedora, la ermita de Can Macià puede ser un buen sitio para la ceremonia religiosa de vuestra boda, al lado mismo de los verdes jardines del aperitivo y de la sala del banquete.

Capilla de la Mare de Déu de la Mercè

Al lado de la masia de Can Macià está la Capilla de la Mare de Déu de la Mercè, de estilo neogótico, construida en el año 1927. En su interior hay unas pintures murales sobre tela, del mismo año, realizadas por Josep Pey Farriol, sobre la aparición en Barcelona de la Mare de Déu de la Mercè la noche del 2 de agosto de 1218.


Imagen de la Mare de Déu de la Mercé.


(Perdonad la calidad de las fotos, estan hechas con el movil).


1 Comentarios:

Lidia dijo...

Marta es mi madre, :)