"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

jueves, 15 de julio de 2010

Fin de Semana el Palma de Mallorca

En abril fue mi cumpleaños y Turin me regaló un fin de semana en St Feliu de Guíxols. Pocos días después me tocó un bono de dos noches de hotel y decidí que sería una buena forma de devolverle el regalo por su cumpleaños.

Le pregunté a Turin si le parecía buena idea matar dos pájaros de un tiro haciendo una escapadita a Mallorca con el objetivo de visitar a Mac Dubh (otra de mis tareas pendientes desde hace un par de añitos) y accedió. Así que, buscamos un hotel cercano a Palma que aceptara el bono que me regalaron, compramos los billetes y el primer fin de semana de julio (coincidiendo con el cumpleaños de Turin), volamos rumbo a Ses Illes.

Lo primero es lo primero: el hotel. El más cercano que pude encontrar que aceptaran el bono estaba situado en S'Arenal, a 12 km de Palma. La habitación era pequeñita, con una cama doble y un sofá-cama (¿qué pintaba allí un sofá-cama? ¡Si no había espacio suficiente para abrirlo!) y un baño aceptable (donde no había escobilla). La tele no se veía, por lo que dimos parte a recepción y lo arreglaron más tarde. Las vistas de frente eran patios traseros de otros edificios. Para ver el mar tenias que sacar la cabeza y girar la vista a la izquierda...


Vista lateral del Hotel

El bufet era escaso. En el primer desayuno (llegamos el sábado a las 8, por lo que pudimos desayunar en el hotel) vimos que todos los huéspedes recogían sus platos, por lo que nosotros hicimos lo propio (aunque nunca he visto que en ningún hotel o bufet se hiciera algo parecido). Para Turin, eso de recoger la mesa fue una novedad.


L'Almudaina en la esquina de la Costa de la Seu

Una vez acabado el desayuno, preguntamos en recepción la forma de llegar a Palma. Nos informaron de que cerca estaban las paradas de los autobuses urbanos. El que más nos convenía era el de la línea 25, que nos dejaba a los pies de la Catedral. Así que, media hora más tarde, estábamos en Palma, bajo la sombra de La Catedral o La Seu.


La Catedral

Por sus obligaciones personales, Mac no pudo venir (cosa que sentí muchísimo, ya que era un encuentro que esperaba con ilusión y emoción desde hace mucho tiempo), pero nos llamó varias veces durante el fin de semana para interesarse por cómo lo estábamos pasando y para darnos indicaciones para ir a ciertos lugares de interés como un auténtico guía profesional. Muchísimas gracias por ello, Mac.


Otra Vista de la Catedral

Así pues, plano de Palma en mano, nos adentramos en el centro como dos turistas más y bajo un sol de justicia recorrimos la ciudad.

Géiser frente a la Catedral.

0 Comentarios: