"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

domingo, 16 de mayo de 2010

De Encierros Involuntarios

Esta tarde, después de visitar a Turin, he pensado que seria buena idea darle un remojón al coche. No es que estuviera sucio, es que lo llevaba "efecto Rally".

Tengo una gasolinera cerca de casa con autolavado. Dejo el coche en uno de los apartados y voy a por cambio. Decido también ir al baño antes.

La puerta se cierra tras de mí, cosa a la que no le doy la menor importancia, cierro el pestillo y hago lo que he venido a hacer. Me encuentro con el primer problema: como suele suceder en la mayoría de casos, en los baños públicos no hay papel. Tranquila, soy mujer de recursos: llevo kleenex en el bolso.

Lo siguiente es lavarse las manos: no hay jabón... Bueno, vale, da igual. Me las apaño con el agua sola. A la hora de secar las manos, el secador no funciona. Suerte de los kleenex.

Hora de salir. Abro el cerrojo. Voy a coger la manecilla de la puerta y... ¿ donde está la manecilla? No hay manecilla. Está partida y sin ella la puerta no se abre. Intento abrirla a empujones y la puerta no cede.

Golpeo la puerta esperando que alguien me oiga. Nadie contesta...
Golpeo la pared de mi derecha, que da a la oficina, esperando que me oiga alguien. Nadie contesta...
Sigo golpeando la puerta, cada vez más insistentemente y durante más tiempo. Nadie contesta.

Con el puño

Con el móvil.

A patadas...

Nadie acude.

Llevo 20 minutos encerrada en un baño de una gasolinera, golpeando la puerta sin parar... Del otro lado oigo una voz:

-¿ No puedes salir?
- No. La manecilla de la puerta está rota y no puedo abrir.
- Un momento que voy a avisar dentro.

Era un motorista, que pasaba casualmente por allí y había parado para ir al baño.Al oír mis golpes se acercó a preguntar si estaba bien.

Si no hubiera sido por este chico, quién sabe cuento tiempo me hubiera estado encerrada en ese baño.

Y, como si no hubiera pasado nada, me he ido a lavar el coche.

La chica de la oficina de la gasolinera sabia que la puerta del baño estaba rota. ¿Qué le costaba poner un cartel para avisar?

Debería haber puesto una reclamación o algo así, ¿no?


En esto he pensado yo. Por suerte no padeces claustrofobia que sino si la padecieses la que se habría liado ahí. Es vergonzoso lo de esta gasolinera. Solo hay que ver el personal que hay ahí trabajando. Una anécdota más pero cuando ayer me lo dijiste me partía. Si es que lo que no te pase a ti...!!

Turin.

Sí, sí, ríete. Si yo también me reí cuando te lo conté. Pero estando encerrada, lo que tenía era un cabreo monumental. Estuve por llamarte para que me abrieras, pero estabas trabajando y hubiera tenido que esperar demasiado.

4 Comentarios:

starfighter dijo...

Pues sí, al menos pedir la hoja de reclamaciones para que se acojonen un poco y hacerlo mejor la próxima vez. Lo de las gasolineras es cada vez peor.

Niniel dijo...

Supongo que, por no pasar más verguenza, pasé de reclamaciones. Pero deberia haberlo hecho.

Menos mal que no soy claustrofóbica. Podría haberme dado un soponcio allí metida durante tanto rato sin nadie que hiciera el mínimo caso a mis golpes...

Mac Dubh dijo...

Siempre podrías haber llamado a casa y que un familiar viniera,,,, amos.. digo yo cielo jijiji

Niniel dijo...

En mi casa no habia nadie. Mis padres pasan el finde en el camping, mi hermana mayor vive fuera, mi hermano trabajando y la menor creo que aun no habia llegado a su casa...

En fin, pudo solucionarse sin problemas y sin traumas.