"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

jueves, 29 de abril de 2010

De Regalos De Cumpleaños

En el post que escribí el día 19 hice una predicción. Aposté que el viaje sorpresa seria el fin de semana del 23 al 25 de abril. Y acerté. (¿Tengo premio especial por ello?).

Turin trabajó el jueves 22, lo que me hizo pensar en un principio que me había equivocado en mi predicción. Por la mañana me llamó para comentarme un suceso de la tarde anterior y, así como quien no quiere la cosa, me dejó caer que el viernes por la mañana nos íbamos. Al preguntarle si iba a ir sin dormir, me dijo que pidió un cambio de guardia con un compañero para que le hiciera la noche y poder dormir en condiciones y salir descansado el viernes por la mañana.

Así que, las 9:30 puntual, me recogió y me dio la primera sorpresa del día: una rosa, por ser St Jordi. Dice que no es dado a este tipo de detalles, pero a mi me encantó. (Veus com pots tenir moments dolços?)

Como no quiso decirme donde íbamos, fui descubriendo el camino a medida que lo recorríamos. En poco más de 2 horas llegamos a nuestro destino, el hotel Eden Roc de St Feliu de Guíxols.


Entrada al hotel.
Al fondo, St Feliu de Guixols, desde el hotel.
El Mar embravecido contra las rocas.
El mar, desde la habitación.
La habitación.

El tiempo el viernes no nos acompañó demasiado. Estuvo lloviznando todo el día. Dejamos las maletas en la habitación y nos fuimos a pie hasta el paseo marítimo, haciendo tiempo hasta la hora de comer. Encontramos un local típico, con aspecto de cueva submarina donde saciamos el apetito. Luego volvimos al hotel a buscar el paraguas ya que parecía que la lluvia no iba a darnos tregua pero, como suele pasar siempre, una vez llevas el paraguas, deja de llover. Decidimos entonces pasar la tarde recorriendo el centro.

Aún encontramos algunas paradas con rosas y libros, aunque para mi sorpresa, no demasiadas. Quizá 20 a lo sumo. Cada año suelo autoregalarme un libro por mi cumpleaños. Este año, con todo el jaleo del viaje y que mi economía está algo resentida, me que quedado sin.

Molduras del techo del bar.

Después de un largo paseo por el centro, volvimos al hotel para la cena. Como acabamos temprano, decidimos tomarnos unas copitas en el bar. El camarero era un cuarentón muy simpático que estába mas p'allá que p'acá, nos contó toda su vida, nos apuntó mal las copas, nos invitó a dos mejunjes raros que no pedimos, una cerveza, un chupito... Turin dice que queria ligar conmigo. Consiguió que tuviera una resaca que me duró hasta bien entrada la tarde del sábado...


Me gustó la originalidad del techo del bar.

Mañana, la jornada de mi cumpleaños en Tossa de Mar.

0 Comentarios: