"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

sábado, 20 de febrero de 2010

10º Salón de Novios y Celebraciones

Este fin de semana se celebra en Igualada la décima edición del Salón de Novios y Celebraciones. Es una feria centrada en el mundo de las bodas donde las parejas pueden encontrar todo lo relacionado con este evento y empezar a mirar y preparar su propia boda: el viaje, el coche, el maquillaje de la novia, las flores, las fotos, los anillos, los trajes, el restaurante, los detalles...

Hace años que quiero ir pero por una cosa o por otra, se me pasa el día o tengo otro compromiso que me impide asistir a dicho evento.

Este fin de semana podría acudir a la cita ya que en un principio no hay nada que me lo impida, y ya había quedado con Turin (a.k.a. S.) para ir pero hablando ayer con él, volvió a surgir el tema del salón y todo lo que conlleva.

Parece que lo tiene muy claro por el momento respecto a este tema y que su opinión no coincide del todo con la mía. Supongo que he hecho volar demasiado la imaginación y me he ilusionado demasiado pronto con algo que es posible que no pase o que tarde mucho en ocurrir. No se le puede cerrar del todo la puerta, pero tampoco voy a volver a ilusionarme con ello otra vez. Si tiene que pasar, pasará en su debido momento.

Es por eso, que creo que no es buena idea visitar el salón. Quizá lo deje para otro año.
Editado a las 21:15h.

Ya que había anulado la cita para acudir al salón, he decidido ir a lavar el coche, que falta le hacia al pobre. Una vez limpito y reluciente se me ha ocurrido llamar a Turin para ir a tomar un cafecillo.

Le he despertado de la siesta (lo siento, corazón), le he recogido y allá que nos hemos ido al café de siempre.

Estando aparcados en la puerta, me ha convencido (así de influenciable soy) de ir al salón. Dice que el hecho de que no piense en casarse (por el momento, al menos) no impide que vayamos a ver este tipo de certámenes. Y allí que nos hemos presentado. Eso sí, con la idea de pasárnoslo bien vacilando al personal.

Me ha decepcionado la poca afluencia de gente, tanto de visitantes como de expositores. El recinto no es que diera para un macro-salón, pero esperaba algo más. Eso sí, los expositores se te abalanzaban como lobos hambrientos en busca de presas.

Hemos recorrido todo el recinto sin prisas en 10 minutos, por lo que nos hemos dado otra vueltecita para mirarlo todo con más detenimiento y recoger información de los expositores que más nos interesaban.

Total, que en 20 minutos lo hemos tenido todo más que visto y repasado y hemos salido de allí cargados de folletos, propagandas, tarjetas, catálogos, revistas...

La pregunta que queda en el aire es: ¿habrá boda?

0 Comentarios: