"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

miércoles, 20 de enero de 2010

De Pasividad y Cabreos Conmigo Misma

Últimamente estoy en un plan pasivo-depresivo que no me gusta nada. Desde que acabé el contrato, me cayó encima como una pesada cortina de desmotivación que ha hecho que duerma mal durante días o incluso me ha provocado un insomnio agudo que me ha mantenido en vela durante dos noches seguidas, llevándome a los brazos de Morfeo al amanecer hasta bien avanzado el día.

Todo ese desbarajuste del sueño repercute en mi humor, en mi día a día, en mis tareas (o en las que debería hacer), en mi dieta... Ayer mismo: me levanto tarde, me salto el desayuno y me tomo el batido de media mañana. En pocas horas, me como mi berenjena rellena y mi pechuga de pollo a la plancha pero me quedo con hambre. Eso me pone de mal humor. A media tarde, la merienda: un batido o una barrita proteica. Es poca cosa, así que pico cualquier cosa para llenarme un poco...

Si salgo y no he merendado, estoy toda la tarde pensando en comer hasta la hora de la cena o, sin remordimientos, como lo que sea, saltándome de nuevo la dieta. ¿Así cómo quieres perder peso? Es imposible. Y mucho menos sin hacer deporte. Porque encima soy una perezosa de cuidado. Si al menos saliera a caminar, o hiciera bici, que la tengo muerta de asco en un rincón... Apenas la he tocado en 4 meses. ¿Y el gimnasio? Me daba pereza levantarme temprano para ir a clase e ir por libre me daba palo. Luego, como trabajaba por las mañanas, estaba demasiado cansada para ir por las tardes, así que lo dejé. Y me cabreo conmigo misma por lo gandula que llego a ser. Y mucho (que me cabreo mucho, no que soy muy gandula... bueno si, eso también).

En otro orden de cosas, estoy comiéndome el tarro en temas que debería aparcar por el momento. Sé que tarde o temprano llegará el momento oportuno para hablar y pensar en ello y que todavía es muy pronto, pero no puedo evitar pensar en cómo irán las cosas (o cómo me gustaría que fueran).

Hay veces en que soy demasiado impaciente y quisiera que las cosas ocurrieran ya. Intento no presionarte, darte tu tiempo, tu espacio... Sé que no lo estoy haciendo demasiado bien y lo siento. Espero que me comprendas.

Reencontrarte es lo mejor que me ha pasado en la vida. Sólo quiero tenerte conmigo el resto de mis días.

0 Comentarios: