"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

martes, 1 de septiembre de 2009

Anécdotas sueltas y curiosidades de París

Ahora que el Tour por París ha llegado a su fin, aparecen ciertas anécdotas o curiosidades sobre el viaje que no conté en su momento. Ahí van:

- En el aeropuerto de Barcelona el día de la ida, cuando pasamos el control policial, puse todas mis pertenencias en una bandeja: bolso, chaqueta, billetes, reloj... Al pasar yo por el arco, éste pitó sin que llevara nada metálico encima: ni pendientes, ni cinturón, ni botones, ni cremalleras... Al pasar por segunda vez, no pitó. Quizá era tan sensible que detectó el hierro de mi sangre...

- ¿Sabéis porque a París se la conoce como la ciudad de la luz? Hubo una época en que se perpetraban muchos robos. El Alcalde de aquel entonces hizo poner velas en las ventanas para ahuyentar a los ladrones.Más tarde se pusieron farolas de gas en las calles. Fue la 1a ciudad iluminada de esta forma. Y desde entonces se la conoce con ese sobrenombre.


Estatua de Charles de Gaulle, junto al Grand Palais.

- Estábamos alojados en el hotel en régimen de sólo alojamiento. La mañana del domingo bajamos a desayunar como si tal cosa. Fuimos un poco pillos y nos salió gratis.

- Cuando estuvimos en Versalles, el guia nos explicó una curiosidad sobre la Galería de los espejos. ¿Conocéis la superstición de los 7 años de mala suerte por romper un espejo? Pues vienen de que cuando algún sirviente rompía uno, le costaba el sueldo de 7 años el poder pagarlo.

Estatua de Juana De Arco, en la calle Rivoli entre el Louvre y las Tullerías.

- En la Edad Media, no existían cepillos de dientes, perfumes, desodorantes ni papel higiénico. Las heces y orinas eran tiradas por la ventana del palacio. En un día de fiesta, la cocina del palacio era capaz de preparar un banquete para 1500 personas sin la mas mínima higiene.

- Al visitar el Palacio de Versalles, en París, observamos que el palacio no tiene baños.Vemos en las películas a la gente siendo abanicada. La explicación no esta en el calor, sino en el mal olor que exhalaban las personas por debajo de los vestidos (eran hechos a propósito para contener los olores de las partes íntimas porque no se lavaban).


Esta escultura me llamó mucho la atención. Está situada frente a una de las estaciones del tren. Compadezco al pobre operario que se encargue de poner los relojes en hora...

- Tampoco había costumbre de bañarse por la falta de calor en las habitaciones y de agua corriente. Así el mal olor era disipado por el abanico. Pero solo los nobles tenían lacayos que hacían esta labor. Además de disipar el aire también espantaban insectos que se acumulaban a su alrededor.

- Quien ha estado en Versalles se ha maravillado con sus jardines, enormes y hermosos que en la época eran mas usados que contemplados ya que se usaban como retretes en las fiestas promovidas por la realeza, ya que no tenían baños y se reunía una gran cantidad de personas.

Arco en el Boulevard Sebastopol.

- En la ruta por parís en coche, éramos 4 parejas: unos australianos que se sentaron junto al conductor, una pareja Inglesa en los asientos de la fila central, nosotros (catalanes, puntualizó el guía) en los asientos de atrás y, finalmente, una pareja árabe que tuvo que sentarse separada, ella junto a los ingleses y él junto a nosotros. Como curiosidad, el guía le pidió a los ingleses que cambiaran sus asientos para que la mujer árabe no se sentara junto al hombre inglés, de manera que quedaran las 2 mujeres juntas.

- Existen varias fuentes en París muy curiosas (al menos para mi). Normalmente en todas las fuentes, el agua sale de abajo. En estas, el chorro cae desde arriba.

-Durante nuestro paseo del martes, llegando a la torre Eiffel, encontramos un edificio, el Musée du Quai Branly, cuya fachada estaba totalmente cubierta de vegetación. No sería tan curioso (en todas partes hay edificios cubiertos de plantas) si no fuera porque bajo dichas plantas había una capa de esponja que estaba siempre mojada, permitiendo que la vegetación estuviera permanentemente regada y nunca les faltara agua.



- En el aeropuerto de Barcelona, mientras esperábamos para recoger nuestro equipaje, por la cinta vimos aparecer un zapato de señora. Sólo uno. ¿Donde estaba su gemelo? ¿Cómo lo hizo el zapato para escapar de la maleta? Durante todo el tiempo que estuvimos esperando, nadie hizo el más mínimo intento por recuperarlo, ¿lo recogería su propietaria más tarde en ausencia de mirones?

Por el momento no se me ocurren más anécdotas o cosas curiosas que nos pasaran durante el viaje. Supongo que con éstos pequeños apuntes os haréis una idea de lo bien que lo pasamos. Espero que os haya gustado leer sobre el viaje tanto como a mi explicarlo.


¿Sabéis que me encantan las hadas? Supongo que es porque no quiero renunciar al mundo de fantasía de los niños y aún vivo en él. Por eso me alegré tanto al encontrar esta fuente junto a la Comedia Francesa.

Por cierto, ¿os habéis fijado en la frase que pongo al finalizar cada post? La leí por casualidad pintada en la barra de un restaurante cercano al hotel donde cenamos un par de veces. En la frase original se podía leer mes reins (mis riñones) en lugar de mon coeur (mi corazón). Me permití un ligero cambio para que la frase sonara más poética, más romántica, acorde con la ciudad de la que tratan estos posts.

Editado el 3 de septiembre de 2009

El 1 de septiembre de 2009, el programa "Españoles en el mundo" de TVE emitió un documental mostrando París. Me ha parecido una forma interesante de recordar lo que nosotros vivimos y una buena forma de ver la ciudad para aquellos que no han estado o quienes quieran revivir su experiencia. Para verlo clicad en el siguiente enlace: Españoles en el mundo - París (al principio se ve color rosa. Es cosa del vídeo).

4 Comentarios:

Mac Dubh dijo...

Vuelvo pronto, me leeré tus post y los comentaré con propiedad...cuídate
besos

rickisimus2 dijo...

Pues me ha gustado mucho tu entrada. Eres muy poética.

Niniel dijo...

Gracias, Rickisimus.

Diviértete mucho, Mac. Los posts seguirán aquí cuando vuelvas.

Txiki dijo...

un zapato suelto?? que raro