"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

sábado, 22 de agosto de 2009

Plaza De La Concordia

La Plaza de la Concordia (en francés, Place de la Concorde) está situada al comienzo de la Avenida de los Campos Elíseos en el VIII Distrito de París, en Francia. Se trata de la segunda más grande de Francia después de la Plaza de Quinconces, en Burdeos.

La Ciudad de París, en la persona de sus regidores y de los vendedores, decide,
1748, erigir una estatua ecuestre de Luis XV para celebrar el restablecimiento del rey después de la enfermedad de la que padeció en Metz. Un concurso es lanzado para encontrar el mejor emplazamiento, el concurso en el cual diecinueve arquitectos participan, entre los cuales están Boffrand y Soufflot.


Obelisco

Uno de ellos, Ange-Jacques Gabriel, propone retener una explanada simple de grava, sin función, sin dibujo, que se sitúa al cabo de jardín de las Tullerías, y que se llamaba «Explanada del Puente», en referencia a un puente de madera que salvaba entonces el foso que bordea la terraza de las Tullerías. Aunque excéntrico, el lugar puede servir para la urbanización de los nuevos barrios que tienden a construirse hacia el oeste de la capital.


El Rey es propietario de lo esencial de estos terrenos, lo que permite limitar las expropiaciones necesarias. Hasta antes de que la decisión oficialmente fuera tomada, fueron encargadas negociaciones con los herederos de John Law, propietarios de terrenos necesarios para el emplazamiento necesario para la creación, de este lugar, de una plaza real, inscrito en la vasta red de plazas reales de Rennes, Ruán, Burdeos, Dijon, Nantes y Montpellier.


Algunas de las esculturas de la Plaza, representando ciudanes francesas.

Estas plazas se desarrollan según un principio, en París, muy abierto, porque se inscribe en una zona todavía virgen de urbanización. Valorizada por las fachadas dibujadas por Ange-Jacques Gabriel, la plaza Luis XV es un intermedio arquitectónico entre las frondosidades de las Tullerías y la escapada verde de los Campos Elíseos.



En 1753, se inicia un concurso para la organización de la explanada, reservado para los miembros de la Academia real de arquitectura. Gabriel, director de la Academia en su calidad de Primer arquitecto del Rey, es encargado de establecer un proyecto que toma las mejores ideas emitidas por los competidores. Su proyecto es aceptado en 1755. El acuerdo entre la Ciudad de París, los representantes del Rey y los herederos de Law es firmado en el 1758.



A cambio de los terrenos que ceden, los herederos recibirán el edificio situado en el noroeste de la plaza así como los terrenos que hay que construir de una y otra parte de la futura calle Real. Consienten a pagar la construcción de las fachadas de todos los edificios y tendrán su propiedad y aceptan la servidumbre de galerías públicas sobre la plaza.


Fuente en la Plaza de la Concordia a imagen de la situada en la Plaza de San Pedro de Roma.

La ejecución de Luis XVI. A la derecha, el pedestal de la estatua de Luis XV.
Durante la
Revolución francesa, la plaza es el lugar de paso obligado por los cortejos, improvisados o preparados por el protocolo de las fiestas. Será uno de los grandes lugares de alianza del período revolucionario, sobre todo cuando la guillotina estuvo allí instalada.Es donde Luis XVI y María Antonieta fueron ejecutados.



Desde el 12 de julio de 1789, los bustos de Jacques Necker y de Felipe de Orleans son exhibidos allí; el príncipe de Lambesc y sus dragones cargan a los manifestantes. El día siguiente, la muchedumbre pilla las armas del Guardamuebles (situado en el edificio nordeste) para ir a la «Bastilla». El 6 de octubre, Luis XVI, María Antonieta, y el delfín (el futuro Luis XVII), devueltos de Versalles a París por el pueblo, hacen su entrada al Palacio de las Tullerías atravesando la Plaza Luis XV.


El 11 de agosto de 1792, la estatua de Luis XV es derribada de su pedestal y luego enviada a la fundición. La Plaza de Luis XV entonces es rebautizado «plaza de la Revolución».
La plaza deviene en el sangriento escenario de la
Revolución Francesa con la instalación de la famosa guillotina.

Con el fin del Terror, el gobierno decide rebautizar la Plaza de la Revolución como «Plaza de la Concordia».

2 Comentarios:

Mac Dubh dijo...

No conseguí ubicar el lugar de la famosa guillotina, que por cierto aun se conserva

Niniel dijo...

Pues yo tampoco sabría localizarlo...