"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

miércoles, 19 de agosto de 2009

Museo del Louvre


El patio del Museo del Louvre por la noche, con la Pirámide mostrada en el centro.

El Museo del Louvre (en francés: Musée du Louvre) es el gran museo nacional de Francia consagrado al arte anterior al impresionismo, tanto bellas artes como arqueología y artes decorativas. Es considerado el museo más importante del mundo, por la riqueza de sus colecciones y por la influencia que ha ejercido en los restantes museos del planeta. Está ubicado en París (Francia), en el antiguo palacio real del Louvre.


Vista de una parte de la fachada desde la Rue de Rivoli.

Sus extensas colecciones son el resultado de un esfuerzo histórico: por un lado, el coleccionismo real desarrollado a lo largo de varios siglos, y por otro el esfuerzo de los hombres de la Ilustración y la labor desamortizadora de la Revolución francesa.

Vista posterior del Arco del Carrusel.

La apertura del Louvre en 1793 significó, dentro de la historia de los museos, el traspaso de las colecciones privadas de las clases dirigentes (monarquía, aristocracia e Iglesia) a galerías de propiedad pública para disfrute del conjunto de la sociedad. Por ello el Louvre constituyó el precedente de todos los grandes museos nacionales europeos y norteamericanos, y de hecho fue el modelo para muchos de ellos.



Con más de quince millones de visitantes en 2008 es, con gran diferencia, el museo de arte más visitado del mundo y el más recordado por varias de sus obras maestras, como La Gioconda de Leonardo da Vinci.



El edificio que alberga el museo desde su fundación es el viejo castillo del Louvre, luego reconvertido en palacio real. Su origen se remonta al siglo XII, y fue embellecido con ampliaciones renacentistas y otras más tardías. En este edificio acumuló el rey Carlos V sus colecciones artísticas. Los posteriores monarcas Francisco I y Enrique II planearon reformas para hacer de él una verdadera residencia real renacentista.


La famosa pirámide de cristal, entrada principal al museo.

Fue la reina Catalina de Médicis la que esbozó el proyecto que hizo del Louvre el gran palacio que es actualmente, labores que continuó Enrique IV después de las guerras de religión. En sus mejoras arquitectónicas y decorativas han intervenido múltiples artistas a lo largo de varios siglos, desde Claude Perrault y los pintores Simon Vouet y Charles Le Brun en el XVII hasta Delacroix y Georges Braque, quienes pintaron algunos de sus techos.



La construcción del Palacio de Versalles, agilizada bajo el reinado de Luis XIV, hizo que el Louvre quedara desocupado por la familia real a finales del siglo XVII, y por ello se instalaron en él, ya en el siglo XVIII, la Academia Francesa y después las restantes academias. Allí se celebraron exposiciones anuales de la Real Academia de Pintura y Escultura.


El edificio del Louvre estuvo unido al palacio de las Tullerías (la traducción correcta es Palacio de las Tejerías) formando un solo conjunto hasta 1870, cuando este último fue destruido en los hechos de la Comuna de París. Los tesoros artísticos de las Tullerías se perdieron en el incendio del palacio, cuyas ruinas fueron demolidas; desde entonces, el Louvre domina el gran parque abierto en dicho solar.


Pese a la prohibición de pisar la hierba, los turistas (y presumo que algún que otro parisino) se dejaban caer sobre el césped a descansar, tomar el sol e incluso leer un buen libro.

El enorme museo, cuyas salas y pasillos marcan un recorrido de varios kilómetros, fue sometido a una ambiciosa modernización en la década de 1980, cuyo elemento más visible fue la pirámide de cristal. Fue diseñada por el arquitecto Ieoh Ming Pei e inaugurada en 1989 para centralizar el acceso de los visitantes, que descienden por ella a un recibidor subterráneo por el que se accede a las diversas alas del museo.


Vista frontal del Arco del Carrusel.

A pesar de tal modernización, varios sectores del Louvre seguían ocupados por organismos públicos, y sólo en fecha reciente se han desalojado y adaptado como salas de exposición. En marzo de 2004 se anunció la apertura de una nueva ala dedicada al arte del Islam. Para su diseño se convocó un concurso internacional en 2005. Se inauguró en el 2008, con una inversión de 50 millones de euros.

Si miráis a través des arco del carrusel, podréis ver perfectamente alineados el obelisco de la Plaza de la Concordia y el Arco del Triunfo al fondo de la Avenida de los Campos Elíseos.

5 Comentarios:

starfighter dijo...

¿Estaba prohibido pisar el cesped? Pues anda que no caminamos por ahi y nos sacamos fotos en los jardines, jajaja. El Museo es increíble. Es tan grande que fuimos a ver cosas concretas y aún así estuvimos prácticamente todo el día. Mi chico se pirró con la Gioconda ;)

Niniel dijo...

Nosotros no pudimos entrar. Cuando fuimos el lunes estaban cerrando, el martes era su dia de descanso semanal (y encima era festivo) y el miércoles por la mayana nos volvíamos a casa.

Otro punto más para volver a París...

starfighter dijo...

Merece la pena volver para verlo.

Mac Dubh dijo...

Lo que no se si sabes es que frene al arco del Carrusel, y debajo del césped cuando yo fui, hallaron restos de edificaciones romanas.
Yo si tuve el gusto de ver el trabajo de campo que se realizo,y pasé algún rato observándoles trabajar

Niniel dijo...

Pues no tenia ni idea. Tampoco habia nada por los alrededores del arco del carrusel que hiciera pensar que debajo habia algo más...

Gracias por tu aportación, Mac.