"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

miércoles, 24 de junio de 2009

Hacia La Felicidad

Sólo cuando estás bien contigo mismo puedes estar bien con los demás.
Sólo cuando manejas tu soledad puedes manejar una relación.
Necesitas valorarte para valorar, quererte para querer, respetarte para respetar,
y aceptarte para aceptar, ya que nadie da lo que NO tiene dentro de sí.

Ninguna relación te dará la paz que tú tienes que crear en tu interior.
Ninguna relación te brindará felicidad que tú no construyas.
Sólo podrás ser feliz con otra persona cuando seas capaz de decirle
con total convencimiento: No te necesito para ser feliz.

Sólo podrás amar siendo independiente, hasta el punto de no tener que
manipular ni manejar a los que dices querer.
Sólo se podrás ser feliz cuando dos personas felices se unen para compartir
su felicidad, no para hacerse felices la una a la otra.
Por eso, ámate mucho, madura, y el día que puedas decirle al otro:
"Sin ti la paso bien"...
ese día estarás en mejores condiciones para vivir en pareja.

Podemos aprovechar nuestra soledad para crecer por dentro...
Podemos comenzar de pronto algo que veníamos postergando por falta de tiempo...
Podemos darnos cuenta que somos importantes, más allá de nuestra pareja.
Sólo estando bien por dentro podemos atraer a nuestra vida personas valiosas.

Nuestra autoestima se refleja en nuestras compañías y es por eso que
muchas veces nos preguntamos por qué estamos al lado de esa persona,
por qué nos gobiernan, nos manejan, y hacen con nosotros lo que quieren...

Debemos aprender a querernos, a mimarnos, y por sobre todo
debemos todos los días agregar una cuota más de amor a nosotros mismos.

4 Comentarios:

Stanley Kowalski dijo...

Totalmente de acuerdo con vos. Dicen que la caridad bien entendida, comienza por casa . . .


Muchas gracias, sos un encanto!

BESOTES HERMOSA!!

Niniel dijo...

No hay nada que agradecer, Stanley.

Besos.

Mac Dubh dijo...

A todo eso se le llama CRECER... besos

Anónimo dijo...

Ánimo Niniel, ya sebes el camino, ahora a caminarlo.