"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

sábado, 2 de mayo de 2009

De Melancolía

Parece mentira cómo puede cambiar el estado de ánimo de las personas de la noche a la mañana (o de la mañana a la noche, en este caso).

Esta mañana me levanté animada gracias a una llamada temprana (yo las llamo llamadas despertador) de mi amigo C. La verdad es que me alegró, hacía tiempo que no me llamaba tan temprano y (siendo sincera) echaba de menos este tipo de llamadas porque suelen cargarme las pilas de buen humor.

El caso es que he estado ganduleando toda la mañana y con bastante buen ánimo, pero después de comer, la cosa cambió. Empecé a sentirme triste, sin ganas de hacer nada más que acostarme y dormir hasta mañana. Y lo hubiera hecho de buena gana, pero no me lo he permitido.

Hacia una tarde estupenda, con sol y un calorcito buenísimo para pasear, así que he cogido mis trastos y me he ido. He estado conduciendo sin fijarme a donde iba. Cuando me he dado cuenta, estaba en la Pobla de Claramunt (está relativamente cerca de donde vivo) y he decidido subir al castillo.



Castillo de Claramunt desde el camino de acceso.

Se puede llegar en coche hasta la mitad de la subida. El resto hay que hacerlo a pie. He estado a punto de volver atrás dos veces porque me faltaba el aire. En mi defensa diré que sufro de dificultad respiratoria al hacer grandes esfuerzos como cargar grandes pesos, subir mas de dos tramos de escaleras, subir montañas... Ya me entendéis.



Montones de amapolas en un campo junto al camino del castillo.

Con bastante esfuerzo, tesón (o cabezonería, llamadlo como queráis) y descansando varias veces, he llegado arriba (ya haré un post sobre el castillo y sus vistas) y me he sentado a recuperar el aliento. Y así, sin más, llegaron las lágrimas. No sé cuanto tiempo estuve llorando ni por qué, pero me sentó bien hacerlo.



Amapola solitaria meciéndose con la brisa. Así me sentía yo esta tarde: sola, insignificante...

Sigo sintiéndome triste, pero ya no tengo ese nudo que me ahogaba.

Gracias por escucharme.

Níniel

2 Comentarios:

Mac Dubh dijo...

Las lagrimas se llevan la pena lo mismo que el aire se lleva su olor, fragancias, aromas, esencias; quiera Dios que este amargor sea solo agua que llega pero que no encharque mi corazon, corre ve y pasa de lejos sentimiento, que me embotas la razon....deja paz, deja sosiego, trae consuelo a mi interior...
Con cariño(improvise) Besos C.

Niniel dijo...

Precioso,Mac. Gracias.