"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

lunes, 6 de abril de 2009

Santa Margarida de Montbui

Localización del municipio.


Bandera y escudo.

El escudo de Santa Margarida de Montbui es un escudo acantonado, de azur, un monte de oro con un buey de argén pasando. Escudo con una corona mural de barón. Fue aprobado en el DOGC el 7 de abril de 1989. El monte y el buey son señales parlantes y son las armas de los Montbui, señores de la baronía.

El término municipal de Santa Margarida de Montbui (o Santa Margarita de Montbuy en castellano) se extiende con una superficie de 27,58 km2 por La Conca d'Òdena, en la orilla derecha del río Anoia.

El relieve de Santa Margarita de Montbuy es mayoritariamente suave, aunque con territorios más elevados en la besante sur occidental del municipio. Su montaña más alta es la Tossa.

Enmarcado dentro de la comarca de l'Anoia este municipio recibe muchas influencias de la capital de la comarca, Igualada, con la que limita al norte, y a lo largo de su perímetro entra en contacto con los municipios de Jorba, Vilanova del Camí, Carme, Orpí, San Martí de Tous y Santa María de Miralles.

Vistas del casco antiguo desde La Tossa.


Vistas del casco urbano (tambien conocido como barrio de San Mauro o Barraquetas).

Los restos de sílex y otros materiales encontrados en Ca’l Elvira y Ca’l Jepet demuestran la presencia humana en el termino municipal en la época del mesolítico y del neolítico.

De la edad antigua se ha podido confirmar la presencia de pobladores lacetanos, los cuales se sabe que comerciaban con otras tribus ibéricas, con griegos y púnicos debido a varios restos arqueológicos encontrados del siglo III a. C., como monedas, ánforas de tipo púnico y cerámicas de origen emporitano. De esta época es una de las leyendas que explican el nombre de Montbui.

La llegada de los romanos a la Península Ibérica creó una villa en el Pla de la Torre, de Montbui. La villa era de tipo rural y tenía sistema de calefacción por hipocausto en el núcleo antiguo

Con la caída del Imperio Romano, las tierras del actual Montbui, pasaron a manos de los visigodos hasta que, en el año 711 los musulmanes ocuparon la Península.

Después de la reconquista por parte de los francos, el término municipal pasó a formar parte de la frontera, conocida como marca Hispánica.

El nombre de Montbui se cita por primera vez en el año 936, un 27 de noviembre en una escritura de venta.

Para iniciar la repoblación del territorio, el Conde Borrell II otorgó los territorios al obispo de Vic Ató en el año 960. Una incursión musulmana encabezada por Almanzor en el año 985 detuvo la repoblación, y en 990 una intensa sequía disminuyó la población.

En el año 1023 se consagraron los términos de Montbui y el Saió después que el obispo Oliba enfeudó las tierras a Guillermo de Mediona. Poco antes se había iniciado la construcción del Castillo de La Tossa y la iglesia de Santa María. En el núcleo del Saió, llamado Ocelló, había otro castillo de origen románico que dependía de los obispos de Vich y también la iglesia de Santa Ana.

Del siglo XII, exactamente en 1166 hay un documento donde se menciona el nombre de Santa Coloma de Montbui, nombre que tenía el actual núcleo antiguo. En el 1187, el señor feudal con jurisdicción sobre Montbui y Ocelló (El Saió) era la familia Cardona. A partir del nombramiento hecho por Hugo II de Ampurias, la familia de los Montbuy asumió la representatividad del señor feudal y tubo jurisdicción sobre el término. Las disputas por la utilización del agua provocó diferentes conflictos en una época donde el poder de la familia Montbuy iba en aumento. El año 1378 Montbui tenía 160 habitantes.

En el siglo XV Santa Coloma de Montbui fue un importante centro jurisdiccional. El año 1462, durante la Guerra Civil catalana, Joan de Montbui se alió con el rey, mientras que la población se decantó por el bando de la Generalitat. El triunfo de Juan II de Aragón en el 1472 fortaleció el poder de Joan de Montbui. Tomó represalias contra una población que bajó de los 100 habitantes.

En el siglo XVI se produjo un importante crecimiento demográfico, a pesar que fue cortado por varios brotes de peste. Para curarse de las epidemias Montbui hizo voto de pueblo para ponerse bajo la protección de San Mauro en el 1596. El municipio iba creciendo demográficamente, llegando en el 1626 a 252 habitantes. Los Montbui y los Lanuza, una importante familia aragonesa con las que emparentaron, consiguieron el título de Condes de Plasencia el año 1611.

Después de un lento pero continuado aumento demográfico al principio del siglo XVIII estalló la Guerra de Sucesión. Joan de Lanuza se decantó por el lado de los áustrias, participando en la defensa de Barcelona y sostuvo la bandera después de que fue herido el conseller en cap Rafael Casanova.

Durante el siglo XVIII se edificó el campanario octogonal de la iglesia, se continuó con el conreo de cereales y se potenció el conreo de la viña. En el 1718 Montbui alcanzaba 230 habitantes.

En el siglo XIX a pesar de la incidencia de la Guerra de independencia española y las Guerras Carlistas se produjo un aumento de la población. En el 1830 Montbui alcanzaba los 522 habitantes. A mediados de siglo llegó la industrialización en Montbui. La fábrica de «Cal Truco» dio trabajo durante muchos años a buena parte de la población. La dependencia de la capital de comarca, Igualada, cada vez era mayor, sobre todo a partir de la construcción de la Carretera de Valls en el 1895 y de la llegada del tren a Igualada en el 1893. La población bajó de 702 habitantes hasta 531 por una epidemia de cólera en el 1845 y la plaga de la filoxera en el 1887.

Menudo rollo he soltado, ¿no? Ya que parece que se hace pesado de leer, lo divido en dos posts. Mañana más.

Níniel

3 Comentarios:

Podeis llamarme Finn dijo...

¿Ah si? Que casualidad... ¿Asuntos amorosos?

Finn

Mac Dubh dijo...

Bueno Niniel ya podemos ubicarte en el mapa, un besote...

Niniel dijo...

Finn, sí ha sido por asuntos amorosos, que han acabado bastante mal a mi pesar.

Mac, yo no he dicho que viva ahí. Sólo que está cerca. ;)

Besos a los dos y gracias por comentar.