"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

miércoles, 29 de abril de 2009

Castillo de la Tossa

Plano del Castillo de la Tossa

Los restos de este castillo del s. X se alzan, bien visibles, cerca de la Iglesia de Santa Maria, en la cumbre de la Tossa, desde donde obtenemos una magnífica vista de toda la Conca d'Òdena y las montañas que lo rodean. La planta de la fortaleza es de base rectangular con los ángulos exteriores redondeados.



Vista frontal.

Los muros son de 2 metros de grosor, son muy irregulares y destacan algunos hilados de opus spicatum. Es un edificio que podemos catalogar de pre-románico y datable en el siglo X. És un ejemplo de cómo las estructuras militares eliminaban los ángulos rectos tratando de resolver el problema de la falta de seguridad que los ángulos vivos de las paredes comportaban.



Vista lateral derecha.

Aun así, todavía no dominaban las técnicas constructivas y no construían fortificaciones circulares, propias ya de los siglos XI y XII. Este poco dominio de la técnica se corrobora con la utilización de piedra sin trabajar, pequeños bloques de piedra únicamente desbastados y unidos con mortero de cal. Los hilados de la parte superior posiblemente corresponden a una remodelación o ampliación posterior, ya que el tipo de piedra y la técnica de construcción son de mejor calidad.



Vista lateral izquierda, desde la carretera de acceso.

El interior del castillo, modificado por las restauraciones, se organiza a partir de una planta baja, desdoblada en un recibidor y una sala cubierta por una vuelta de medio punto, con una obertura en el centro. El nivel superior inmediato queda cerrado sólo por las paredes, donde podemos observar unos agujeros que seguramente debian situarse las bigas de los techos de madera.



Vista aérea del Castillo y la Iglesia de Santa Maria. Como podéis ver, estaban a tiro de piedra.

La puerta de entrada original se conserva a la altura del primer piso, a modo de ventana, y se accedía con estructuras de madera. La puerta actual, a nivel del suelo, es una abertura efectuada con posterioridad, y al lado hay otra de pequeñas dimensiones. Estas puertas, situadas al este, y las ventanas distribuidas en cada fachada acaban en un arco de medio punto.




Maqueta en cobre del Castillo y la Iglesia de Santa María, situado entre ambos edificios.

CURIOSIDADES

Cuenta la leyenda que en el momento de construcción del castillo de la Tossa hubo una gran sequía. Fue tanta la necesidad de agua que para hacer el mortero se utilizó vino en vez de agua. Se dice que hoy todavía se conserva una cierta tonalidad marronácea en los muros, testimonio perenne de este hecho.



La misma maqueta, vista de frente.

Lo cierto es que esta leyenda se puede contrastar con los hechos históricos. En época del obispo de Vic Fruià (972-993) se inició la construcción del castillo de Montbui. Desgraciadamente las obras quedaron interrumpidas ya que la zona que hoy conocemos como la cuenca de Òdena sufrió una gran sequía hacia el año 990, circunstancia que obligó a los repobladores a emigrar hacia la zona de Tolosa de Llenguadoc, territorio del cual posiblemente procedían. No fue hasta el año 1023 cuando, con el obispo Oliba, se reemprendieron las obras.



Monolito cercano a la parte trasera de la iglesia donde se puede leer lo siguiente:

"En la Tossa, por la mañana, a mediodía y al atardecer, mirando de cara a todos los horizontes, verás si es de bella la tierra que Dios te da. Contémplala jubiloso y bendice la mano amorosa del creador, que ha querido dejar impreso por todas partes su sagrado vestigio."

Espero que os haya gustado. Otro día, más.

Níniel

3 Comentarios:

Grace dijo...

me ha gustado mucho el post :)
un besito

Mac Dubh dijo...

Me encantan los castillos

Niniel dijo...

Me alegro de que os haya gustado.