"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

lunes, 1 de diciembre de 2008

Crónica de un viaje anunciado (5)

Llegó el domingo. Paskee y yo nos levantamos sobre las 9 y bajamos a desayunar. Tomamos lo mismo que el sábado: zumo de naranja (esta vez no estaba congelado), café con leche, croisants con mantequilla y mermelada y una tostada.

Luego subimos a asearnos, cambiarnos de ropa y hacer la maleta. Habíamos quedado que a las 11 nos llamaría Eskarlata para venir a recogernos. Como se habían acostado tan tarde, cuando la llamé a las 11 se acababa de levantar. Quedamos en que nos recogería en media hora.

Bajamos a recepción a pagar la cuenta. Pedí una hoja donde hacer sugerencias, pero me dijeron que de eso no tenían ( sólo para reclamaciones) y que si quería podía explicarle lo que quería sugerir.

Le dije a la recepcionista que mi sugerencia era que adaptaran alguna habitación para personas con problemas de movilidad ya que la que habíamos usado no era del todo adecuada para ese fin. Me respondió que sí tenían habitaciones adaptadas localizadas en la primera planta. Cuando le pedí que me explicara porqué no nos habían dado esa habitación, me dijo que a ella no le constaba que lo hubiera pedido. Por no discutir y porque teníamos que irnos, no insistí. Quizá hubiera tenido que poner la reclamación...

Después de ese incidente en el hotel, Eskarlata nos llevó a su casa. Las chicas aún dormían, pero se levantaron en breve. Mientras se ponian guapas, Paskee se perdió un rato por internet y Eskarlata y yo empezamos a hacer la comida.

El menú consistía en:


-Nachos con Guacamole casero


-Pasta a la carbonara (también casera. Lástima que no haya foto).

-Pastel de tortillas rellena de ensaladilla rusa.


- Los famosos Cogollos de Tudela


Los de lechuga, no de los otros...
- Helado, cafés, licores...


Aquí tenemos a las cocineras en plena degustación de los ingredientes de la ensaladilla.


¡Todos a comer! Salió todo buenísimo.


Las cocineras posando con sus modelitos.

Conocimos también al compañero de piso de Eskarlata: el cerdito "Borja".

Después de comer, nos despedimos de Pat y Sharon que se fueron en coche hacia Barcelona. Como Paskee y yo no teníamos que coger el tren hasta las 18:23, estuvimos viendo una película. A la hora de marcharnos, Eskarlata nos acompañó a la estación y se quedó con nosotros hasta que subimos al tren.

Esta vez, el tren era de lujo: aspecto de ser nuevo, asientos más amplios, más espacio para las piernas, espacios especiales para las maletas al principio de cada vagón... Fueron 3 horas de viaje que se nos pasaron en un plis.

Al llegar a la estación, cogimos un taxi hasta casa de la madre de Paskee, donde cenamos y dormimos. El lunes por la mañana nos trajo a casa y volvimos a nuestra rutina diaria. Eso sí, con un montón de fotos y buenos recuerdos.

2 Comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegra mucho que os llevarais buenos recuerdos.
Para mi tb fué un placer conoceros.

Preciosa tu pagina Niniel... cómo todo lo que tu haces.
ERES TODO UN TESORO

ESKARLATA

Mac Dubh dijo...

lo importante es que todo fue bien y lo pasaseis en grande. Felicidades