"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

martes, 2 de septiembre de 2008

Dudas existenciales

¿Quienes somos?¿De donde venimos?¿A donde vamos?¿Realmente existimos o vivimos en un plano existencial superior de la mente?

Todas estas preguntas filosófico-existenciales me han venido a la mente por algo que me ha pasado hoy (y le pasa a mucha gente en todas partes). Hoy me he sentido invisible.

Estaba yo haciendo la compra en la frutería, cargando mi carrito y tal. Llego a la caja y doy los buenos días. La dependienta no me responde. En otras ocasiones sí lo hace. No le doy mucha importancia. Vacío el contenido del carrito en el mostrador mientras la dependienta pesa los productos y hace la cuenta. Cuando acaba anuncia un importe con un tono de voz desganado mirando a un punto indeterminado detrás de mi. Pago, doy los buenos días y me dispongo a irme. Nadie me contesta: ni la dependienta ni las señoras que había en la cola detrás de mi.

Ese comportamiento sería entendible (que no excusable) en una simple dependienta que va allí a ganarse su sueldo, pero en este caso era la dueña . Si uno mismo no hace lo posible para que los clientes se vayan contentos y con ganas de volver a tu establecimiento porque se han sentido bien tratados, ya puedes cerrar la persiana e irte a casa.

En fin, salgo de la tienda confusa: ¿me habré dejado el cuerpo en casa y sólo soy un fantasma yendo de compras? ¿Me habré vuelto invisible de a noche a la mañana?

Eso me lleva a otra pregunta: ¿porqué la gente es tan maleducada?Quiero decir que ni siquiera es capaz de dar los buenos días al llegar o marcharse de un sitio, dar las gracias a un transeúnte por ayudarte a recoger algo que se te ha caído al suelo o pedir disculpas cuando tropiezas accidentalmente con alguien por la calle.

Y no es sólo en la calle. También ocurre en las comunidades de vecinos, en las que las personas evitan subirse al ascensor acompañadas por evitar un incómodo silencio o pasan por tu lado en el rellano de la escalera mirando al suelo para no saludar.

Atajemos nuestra mala educación. Seamos amables con el prójimo. Sólo es necesario un simple saludo.

Por eso, empecemos desde aquí. Que tengas un buen día, amig@ lector/a.

5 Comentarios:

Anónimo dijo...

Niñaaa es una maravilla leerte.

He leido todos tus ultimos dias...
seguiré entrando y deleitandome con tus letras.
Muchas gracias por existir y mucha suerte con tus cursos, tu suegra y sobre todo con las migrañas.
Un fuerte beso y eso si... buenas tardes, jejeje

ESKARLATA

Niniel dijo...

He tenido un acceso de tos de la risa que me ha entrado...

¿Somos o no somos unos maleducados?

Aún me estoy riendo...

Buenas tardes, Eskarlata.

AZAHARA dijo...

Niniel, guapa, tienes toda la razón del mundo. Yo me he encontrado en esa situación bastantes veces y encima te miran como si tú fueras la rara por ser agradable y saludar. Me crispa los nervios!
Un besote

Arthur dijo...

Hola! Una anécdota: Trabajando atendiendo un telefóno me ha llegado a ocurrir que después de informar a la persona que llamaba de lo que necesitaba, fechas, horarios y demás, no es que no me ha haya dado las gracias "de rigor" es que directamente me colgó, ni un adiós. En estos casos me suelo reir, ya que es normal, no? si la persona que llamó ya tenía lo que quería para qué terminar siquiera la conversación jaja cómo está el personal...ay, menos mal que hay gente que a veces te sorprende por su buena educación. Hasta otra...Y buenos días!

Anónimo dijo...

Estoy totalmente deacuerdo contigo Niniel, la verdad que hay mucha gente mal educada. Pero no es pq tengan un mal día. Pq yo aunque este mal, un hola, adios, buenos días, lo digo.

Hay todo tipo de gente, como dicen para gustos colores jejejejjej.

Buena explicación.
sharoncielo