"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

viernes, 29 de agosto de 2008

De intermitencias

He pasado la semana como un semáforo averiado: en intermitencia permanente. Me explico. El domingo 24 me levanté (debería decir que me dejé caer de la cama) con una migraña de las que se preveen que durará todo el día. Y no me equivoqué. La migraña me deja como un trapo. No como, apenas tomo agua porque incluso eso me da náuseas (perdonad que sea tan específica en estos detalles), me arrastro de la cama al baño y del baño a la cama... Eso sí, la medicación no dejé de tomármela.

El lunes me levanté despejada. ¡Qué bien! Me dí una ducha, me vestí y cogí el carrito de la compra dispuesta a comprar algo de fruta en la tienda de la esquina. Cuando llego, me sorprendo al encontrarla cerrada. Es más: el supermercado de en frente también está cerrado. Miro mi reloj para asegurarme de la fecha: lunes, 9:35 de la mañana... Aquí pasa algo raro. Camino alrededor de la manzana y encuentro uno de esos postes para carteles: ¡ ES FIESTA MAYOR!

Ahora lo entiendo todo. Aquellas explosiones que creí fruto de los delirios de la migraña eran en realidad fuegos artificiales... Total, que como hoy es el santo patrón del pueblo, pues está todo cerrado. Me doy media vuelta y me voy a casa con el carrito vacío y la sensación de ser idiota.

A eso de las 17h, la tormenta en mi cabeza vuelve a empezar. Me tomo la medicación, me pongo el pijama y me meto en la cama a oscuras hasta el día siguiente.

El martes 26, me tuve que levantar temprano porque venían a arreglar el mando de encendido del horno, que se me rompió en julio pero, como me fui de vacaciones, no pude arreglarlo antes. El chico se presentó sobre las 11:30 y en poco más de media hora tuvo la faena hecha.

Por la tarde fui con Paskee a la fisioterapeuta para su masaje en el hombro y la espalda . Ese día no tuvo mucha complicación.

El miércoles fue el peor. Ni siquiera pude levantarme (o tirarme) de la cama para ir al baño hasta las 16h. No comí. Sólo me tomé la medicación a mi hora y me tumbé en el sofá porque me dolía todo el cuerpo de estar en la cama. Por suerte, durante la tarde, la migraña se fue mitigando.

Ayer jueves, teníamos visita con el médico en Barcelona, por lo que me levanté a las 8:30. Es increíble cómo después de estar el miércoles como una piltrafa, me levanté el jueves fresca como una lechuga. El cuerpo humano tiene una capacidad de recuperación asombrosa... Cuando llegamos a Barcelona, nos llaman del centro médico para anular la visita (por segunda vez) por asuntos personales del médico. Aprovechamos para arreglar algunos asuntillos pendientes y hacer unas comprillas.

Y llegamos al día de hoy: Viernes 29 de agosto. ¿Migraña? ¿Donde? Lo que tengo es un cansancio como si hubiera participado en una maratón... Creo que me acostaré temprano a ver si tengo suerte y la migraña me ha abandonado hasta dentro de un par de meses por lo menos, que este mes ha cubierto su cuota con creces.

2 Comentarios:

papaskinel dijo...

Desolador, Nini. Y tan sensible y atento como soy yo, no me he enterado de la mia la mitad. Mañana sin este sueño derrotador que tengo encima, te replico con más salero. TE AMO, NINIEL ... plof.

**ACtuaLITy***LoVERs dijo...

HOLA SOY UNA AMIGA DE ACTUALITY SISTERS Y DE RBD FUNNY PORFA ENTRAD A MI BLOG OS ENCANTARÁ