"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

lunes, 7 de julio de 2008

La Mala Baba

La semana pasada me ocurrió algo, si más no, curioso.
Estaba con mi hermana menor y su marido haciendo cola en una oficina de un organismo público.

Delante nuestro se encontraban dos mujeres de etnia gitana con dos niñas de unos 4 y 6 años aproximadamente. Ya se sabe que los niños tienen curiosidad por todo. A la más pequeña le llamaron la atención mis zapatos. O mis pies.

Yo estaba distraída hablando con mi hermana y en eso que siento un pisotón. Me giro y veo que la niña me está mirando desafiante. Yo no digo nada, me giro y sigo a lo mio.

La niña se va a dar vueltas por la sala, a subirse a las sillas, a tirarse por los suelos y todas las cosas típicas que suelen hacer los niños en este tipo de sitios.

Al rato, me la veo a mi lado doblando su cuerpo por la cintura inclinándose hacia adelante. Yo la observo mientras ella no se da cuenta. En eso que veo que levanta una pierna dejando su pié a la altura de su otra rodilla, lo baja rápidamente dándome un pisotón con toda la intención y mala baba, levanta la cabeza y vuelve a mirarme desafiante...

Yo, por no meterme en líos con la familia, sólo soy capaz de mirarla, señalarla acusadoramente y decirle:

- Te he visto.

Una de las mujeres que iban con ella (no sabría decir si madre, tía o abuela), que también había presenciado la escena, la coge por los pelos, le pega cuatro gritos y la saca a la calle donde, presumiblemente, espera el resto del clan.

En ocasiones como esta, me siento mal al ver cómo crecen ciertos niños, la educación que reciben, el futuro que les espera. Por otro lado, quizá egoístamente, también pienso en la suerte que yo misma y mis allegados hemos tenido.

2 Comentarios:

Txiki dijo...

Yo lo recuerdo de otra manera. La mujer hio algo así como esconder a la niña, pero de reñirla nada de nada. Y te perdiste el siguiente paso, una madre estupenda y su peke de unos 2 años en el cochechito, a mi otro lado. La niña pasa y le pega un gran bofetón. Con lo que la madre se queda con los ojos como platos sin saber ni que ni como. En ese momento la llamaban de ventanilla pero se podia hever liado la de dios!

Niniel dijo...

¿La niña le pegó un bofetón al del cochecito? Pues sí que me lo perdí.

Imagino que estaría atenta a si nos llamaban...