"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

domingo, 27 de julio de 2008

Delicatessen Gatuna

La dieta alimenticia de mi gatita Nim, de casi 4 años de edad, se compone principal y básicamente de pienso. Normalmente, suelta mucho pelo, tanto en verano como en invierno, por lo que le compro un pienso específico para gatos de pelo largo que les ayuda a digerir las bolas de pelo que se tragan al acicalarse.

De vez en cuando, sobre todo a la hora de la cena, Nim se acerca a la mesa a olisquear la comida y, a veces, le cae algo. Por muy sorprendente que parezca, le encanta el queso, el jamón york y los embutidos curados como el jamón serrano, el chorizo, el lomo embuchado... También le encanta lamer las tapas de los yogures.

En vacaciones, no es la única mascota en casa, ya que comparte cuidados con la mascota de mi suegra. Es un animal bastante viejo, gordo, tiene una artrosis que apenas la deja caminar y los dientes débiles. Sólo se levanta para comer y, a veces, ni eso. Me refiero a Trauma, la perra, no a mi suegra.

Normalmente, pongo el comedero de la gata en mi cuarto y el de la perra en la cocina. Lo curioso es que, parece ser que, a Nim le gusta más la comida de la perra que la suya.

Trauma se alimenta también de pienso, aunque a veces le caen restos de comida humana. Es frecuente ver a la perra comerse la comida de la gata y viceversa. Lo que me ha sorprendido hoy y me ha dejado ojiplática es ver a la gata comiendo judías verdes con patatas.

0 Comentarios: