"Hay personas que llenan huecos en tu vida que no sabías que existían"

domingo, 11 de mayo de 2008

2008, La Odisea De Purgar La Caldera

El pasado 22 de abril, Gas Natural vino a hacer la revisión anual de la caldera. Detectó un escape de gas en los tubos que salen de la caldera y un escape de agua de uno de los radiadores.

El escape de gas lo reparó al momento, por supuesto. Pero para arreglar la avería del radiador, tendría que venir otro día.

Dos semanas después, otro técnico de la misma empresa subcontratada por Gas Natural en mi localidad, se presentó en mi domicilio. Llegó una hora y cuarto tarde. Para colmo, cuando iba a empezar con la reparación, vio que lo que tenía que hacer no coincidía con lo que su compañero le había dejado escrito en la hoja de trabajo y no traía el material necesario, por lo que tuvo que ir al almacén a buscarlo. Como habréis adivinado, tardó 3/4 de hora en volver con el material adecuado.

¡Manos a la obra! lo primero que hay que hacer es vaciar de agua el circuito de la calefacción (léase sacar el agua de los radiadores y los tubos). Como éste radiador es el más alejado de la caldera, hubo que vaciar TODO el circuito. Llené 4 cubos con lo que salió del pitorrillo del radiador. Para cuando acabamos (hablo en plural porque yo vaciaba el cubo en el baño), ya había pasado una hora larga.

El chaval hace su faena, plis, plas, en 20 minutos: coloca las piezas nuevas, cuelga de nuevo el radiador en su sitio...

Es hora de volver a llenar el circuito de agua. Procede a abrir la espoleta de la caldera para hacer subir la presión y se va a uno de los radiadores para hacer salir el aire que ha entrado mientras lo vaciábamos.

Pero con eso no hay suficiente... El aire no sale del todo. Hay que sacarlo a través de los purgadores automáticos. ¿Y eso donde está?, preguntaréis. En mi caso, están sobre la ventana de la cocina. ¡Ah, qué bien! Entonces el operario abrirá la ventana y purgará la caldera fácilmente, ¿no?

Pues no. Da la casualidad que la ventana es de tipo guillotina y la parte de arriba es fija, por lo que es imposible llegar a los purgadores.

¿Qué solución hay? Desmontar la ventana.

Por supuesto, el operario de Gas Natural no lo hace, por lo que tengo que buscarme la vida y encontrar a alguien que me desmonte la ventana antes del otoño, volver a llamar al gas para que purgue la caldera y volver a llamar a los de la ventana para que la vuelvan a montar...

¡Si lo sé, no arreglo el radiador! Por cierto, el operario se tiró 3 horas para hacer su chapucilla...

Si quieres saber cómo continúa esta historia, lee aquí

4 Comentarios:

maru dijo...

menuda odisea .....y ahora os funciona algo? esto es la competitividad de este país ..en la china te lo habrían arreglado!

Nepomuk dijo...

¡No te compliques, Nin! ¡volvamos al barreñico de agua calentado en el perolo y al hornillo bajo la mesa camilla!

hombrepordios...

Niniel dijo...

¿Bienvenido a mi pequeño rincón en el mundo, Nepomuk!

Como verás, no es más que un recogido de textos cursis que voy encontrando por ahí, pero que me gustan. Y excepcionalmente alguna que otra experiencia personal.

En cuanto a lo del barreñico y el hornillo, ya disfruté de ellos en mi infancia durante las vacaciones en el pueblo. ¡Donde esté el agua corriente y calentita, que se quite lo demás!

G. dijo...

Terrible chica!! lo mas lindo del caso es que el anterior ni siquiera le dejara las notas como era debido. Sigues con el problema y ademas de eso meterte en desmontar ventana y todo, me parece criminal. Muy rocambolesco un poco mas y tienes que desmontar la casa para arreglar el radiador.(ö.)

Whinha.